Cruz peregrina y reliquias visitan la Vicaría San Pío

Cruz peregrina y reliquias visitan la Vicaría San Pío

Este miércoles 13 de diciembre la cruz misionera fue recibida oficialmente en la Catedral de San Isidro durante la misa de 6:00 pm que presidió Mons. Fray Gabriel Enrique Montero; aunque los signos peregrinos de la cruz y reliquias habían llegado el día antes a dicho templo, fue hasta este miércoles que iniciaron las actividades propias con un concierto juvenil en el atrio de nuestra Catedral.

Durante la Eucaristía, Mons. Montero en su homilía recordó “el carácter y el sentido misionero de todo el cristianismo que se manifestó inmediatamente después de Pentecostés, así la Iglesia se manifestó como grupo de predicadores, que en primer lugar fueron los apóstoles y luego otros que se unieron para difundir el Evangelio”.

Por eso, “gracias a las misiones el cristianismo empezó a correrse, así esta llama empezó hacer arder todas las cosas con el dinamismo del amor, podemos decir que América Latina es un continente que es fruto de la evangelización de la Iglesia…, también nuestra diócesis fue evangelizada por franciscanos menores, capuchinos y sacerdotes alemanes, somos entonces fruto de la evangelización realizada por misioneros”, enfatizó el obispo diocesano.

Como parte de ese proceso histórico y reflexivo en torno a la misión, Mons. Montero en su homilía señaló que “este continente luego del Concilio y de las Asambleas del Episcopado de Latinoamérica, toma conciencia que ella misma tiene que transformarse en misionera, no podemos seguir esperando misioneros de Europa, sino que debe fusionarse y enviar misioneros a otros continentes, porque recibimos en la medida que damos y damos en la medida que recibimos”.

“Tenemos que estar muy contentos de esta cruz y estas dos reliquias, no es poca cosa que dos santos que han tenido el profundo espíritu misioneros nos visiten, ellos que están cerca nuestro y cerca de Dios, son para recordarnos la responsabilidad del espíritu misioneros que tenemos que ejercitar, entonces pidamos que ese espíritu se incremente para que hayan futuras vocaciones a la vida misionera”, finalizó el prelado su sentida homilía.

Por la noche, se organizó una vigilia que contó con la participación de fieles venidos de algunas de las parroquias de la vicaría, atendiendo así al llamado de oración por las misiones; al respecto, Alvin Rodríguez Castro miembro de la Pastoral Misionera de la Catedral y del Proyecto Vocacional Misionero Ad Gentes de América Central, señaló que “este signo material, con la gracia de Dios, se convierte en un signo que mueve el corazón de las personas, por eso muchas personas se acercaron de los diferentes grupos y parroquias, personas que sacaron su tiempo para trasladarse y para compartir en comunidad con estos signos, y así honrar y venerar a estos dos beatos que le sirvieron al Señor cuando estaban en vida y que ahora están en proceso para la santidad…, fue un recargar energías en el camino de la fe y del servicio, un renovarse en ese llamado que Dios nos hace a cada uno”.

Para este jueves 14 de diciembre, la cruz peregrina y las reliquias visitaron el Hospital Escalante Pradilla, donde acompañados por la Pastoral de la Salud se preparó un lugar al que “muchos enfermos se acercaron a meditar un poquito en su fe, meditar un poquito su vida espiritual en una condición de salud desfavorable; también muchos profesionales de la salud estaban ahí en su lugar de trabajo, esas personas que día a día trabajan con el dolor y con la enfermedad del prójimo, también ellos se acercaron con mucho respeto y con mucha devoción hicieron su oración personal y ofrecieron ese servicio por la salud de las demás personas”, indicó el joven Rodríguez Castro.

Posteriormente, se desplazaron hasta el Hogar de Ancianos Mons. Delfín Quesada, donde los adultos mayores acompañados por personal de este centro y fieles del Apostolado de la Divina Misericordia de la Parroquia de Lourdes, celebraron en un clima de gran alegría la Eucaristía y con cantos dieron veneración a las reliquias de estos testimonios de vida misionera. “Acá se vivió una verdadera fiesta, los hermanos y hermanas que viven en este hogar han esperado con gran fe y devoción esta visita, les pudimos ver con que fe se acercaron a las reliquias, pidiendo la intercesión ante Dios para alcanzar sus más sinceras súplicas, en muchos de ellos las lágrimas han brotado, creo que un signo claro de su humilde y pura fe”, indicó el Padre Elí Quirós párroco de la localidad.

Finalmente, por la tarde se tuvo un encuentro misionero en Catedral para presentar la vida de los beatos Óscar Arnulfo Romero y la madre Nazaria Ignacia, con la cual concluyó la visita a esta vicaría y se dirigieron hacia la Vicaría San Juan Diego.

Horario de misas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *