Iglesia realiza té de canastilla celebrando la vida

Este sábado 20 de julio, a partir de las dos de la tarde y con la participación de más de 60 mujeres embarazadas, la Casa Sinaí como centro pastoral de la Diócesis de San Isidro, se llenó de inmensa alegría al celebrar la vida por medio de un particular «té de canastilla» que organizó la Vicaría de Catequesis y Formación.

Como bien lo señaló el Pbro. Froilán Hernández Gutiérrez vicario episcopal, en entrevista a Radio Sinaí 103.9 FM, «el CENACAT está organizando una catequesis para el arco de la vida, catequesis que acompaña la gestación; por eso, esta catequesis prenatal quiere ver este momento no sólo como algo humano y hermoso, sino también como la acción de Dios, catequesis para celebrar la vida», precisó.

El concurrido y particular té de canastilla, «rompió con todas las espectativas…, no sabíamos a quién nos ibamos a dirigir, sabíamos que eran mujeres embarazadas, pero desconocíamos si eran mujeres con pareja o solas, si compartían nuestra fe o no… Dos días antes de la actividad alguien me llamó diciéndome que quería participar pero que no era católica, le manifesté que estábamos abiertos a todos… y qué hermoso fue verla haciendo fila para recibir la bendición en su vientre, ver esos rostros compartir como una gran familia», precisó Jacqueline Monge como parte del equipo organizador del evento.

Para Karol Solís, también del equipo anfitrión, la actividad fue «muy satisfactoria al ver el rostro de estas madres, con la convicción de saber que es Dios quien teje la vida en el vientre de ellas y con la certeza de lo que enseña el Papa Francisco, de que el cristiano no estará huérfano nunca más porque tenemos una madre, a María, quien las acompaña siempre», precisó.

Por su parte, Betsabé Navarro, una de las madres que participó de este té, manifestó que fue «una actividad muy provechosa, algo nuevo que la verdad me gustó mucho, es un te de canastilla pero con muchas mamás, y me gustó cómo relacionan esta actividad a nivel espiritual y se siente uno como en familia».

Graciela, otra de las participantes, catalogó este té como «una actividad fantástica, me ha llenado mucho…, esa bendición que nos dio el padre nos ha llenado de mucha fe, fe para estar tranquilas durante el embarazo y esperar al bebé tranquilas», indicó.

Así, esta actividad sirvió también para compartir la Revista Esperándote, subsidio que acompañará a los padres en esta feliz espera, espera que les hace sentirse afortunados y preparar la llegada del hijo en una casa llena de amor. Por eso, «quisimos hacer esta actividad como un nuevo espacio de evangelización, donde se presentará también la mano de Dios que acompaña la vida de la mujer y el fruto de sus entrañas», finalizó el Padre Froilán.

Horario de misas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *