Nuestra Diócesis

El 19 de Agosto de 1954, el Papa Pío XII erigió la Diócesis de San Isidro mediante la bula “Neminem Fugit”. La nueva diócesis, desmembrada de la Arquidiócesis de San José y de la Diócesis de Alajuela, comprendió los cantones de Dota, Tarrazú, y Pérez Zeledón de la Provincia de San José, y los cantones de Aguirre, Osa, Buenos Aires y Coto Brus de provincia de Puntarenas.

Después de la creación de la Diócesis de Puntarenas, el territorio diocesano quedó modificado al separársele los territorios de los cantones de Aguirre y Parrita.

Nuestra diócesis tuvo como primer obispo a Monseñor Delfín Quesada Castro (q.d.D.g) (1954 – 1974) y, como segundo obispo, a Monseñor Ignacio Nazareno Trejos Picado (1975 – 2003).

La Diócesis está actualmente conformada por cinco Vicarías Foráneas que agrupa cada una de ellas las 26 parroquias, atendidas por 50 sacerdotes entre diocesanos y religiosos, destacándose la presencia de distintas congregaciones religiosas, tanto de varones como de mujeres, las que han venido a fortalecer la pastoral de nuestra diócesis.

Los laicos y las laicas representan, sin duda alguna, la riqueza de nuestra diócesis. Ellos y ellas, respondiendo a su vocación bautismal, se han comprometido en todos los campos del quehacer pastoral llevando la Buena Noticia de la salvación por valles, llanuras, montañas y zona costanera, esta última constituida en zona de misión.

El Papa Juan Pablo II dio a conocer, el 31 de Julio de 2003, la aceptación de la renuncia por edad canónica de nuestro II obispo, comunicando a su vez por los medios informativos vaticanos, la designación del Padre Guillermo Loría Garita como III obispo de nuestra amada diócesis, siendo ordenado obispo el 01 de octubre de 2003, día en que simultáneamente toma posesión de su nuevo cargo, ceremonia que se realizó en el Estadio Municipal de Pérez Zeledón, contando con la presencia de la Conferencia Episcopal de Costa Rica en pleno, más de 200 sacerdotes provenientes de todo el país, y más de cinco mil fieles que abarrotaron las graderías del estadio.

El 24 de Diciembre del año 2013, el Papa Francisco nos sorprendió con la noticia de que se aceptaba la renuncia, por edad canónica de nuestro III Obispo,  después de 10 años de tener sobre sus hombros la responsabilidad pastoral de nuestra diócesis.  El Papa Francisco, a su vez, comunicó el nombramiento de un Fraile Franciscano, Fray Gabriel Enrique Montero Umaña, como el IV Obispo de la Diócesis de San Isidro de El General.

El 01 de Marzo de 2014, con la presencia de gran cantidad de fieles laicos, sacerdotes, religiosos, religiosas, y por supuesto, de Obispos, Fray Gabriel Enrique fue ordenado obispo por su predecesor, Monseñor Guillermo Loría Garita, y asumió el pastoreo de Nuestra Amada Diócesis.