Material Didáctico

Formación Tronco Común

La Formación Tronco Común es un servicio de la Diócesis de San Isidro a los agentes de evangelización a través de la cual ofrece una formación cristiana básica, procesual e integral para responder a los desafíos actuales: pasar de una Iglesia sacramentalista, de mantenimiento o conservación a una Iglesia en estado permanente de misión, desarrollar la capacidad para hacer de todos los agentes de evangelización auténticos discípulos y misioneros de Jesucristo, formar personas cristianas capaces de encarnar los valores y criterios del Evangelio en nuestra realidad social, cultural, política, económica y religiosa y, manifestar ante el mundo el rostro de una Iglesia misionera que nos pone en salida y que, como Jesús el Buen Pastor, busca al alejado y destituido y, la capacitación y el acompañamiento necesario para desarrollar la misión evangelizadora en la Iglesia y el mundo (cfr. PDE 29.32-34.36)
Es “un proceso de discipulado y conversión permanente” que nos otorga los aspectos básicos en el ser, saber y saber hacer de la fe cristiana y nos compromete como personas y agentes de evangelización, con la mirada puesta en el seguimiento de Cristo conforme a nuestro carisma o servicio, en el desarrollo de la misión eclesial. Lo fundamental de esta formación es mantener vivo un proceso integral de maduración personal en la fe. No puede reducirse a una simple repetición o actualización de contenidos, sino que nos exige crecer en la fidelidad a la vocación recibida, en medio de los múltiples desafíos de la vida y misión.
En cada parroquia, la Formación Tronco Común es un instrumento indispensable para ayudar a cada agente de evangelización en su camino de discipulado como formación integral, y en la vivencia de su vocación y misión, para que dé una respuesta renovada a la llamada y al amor de Dios derramado en su corazón, configurándose cada día más con Cristo hacia una vida en santidad.


Formación Específica

Como fruto de la acción del Espíritu Santo en nuestra Diócesis, los Consejos de evangelización han adquirido gran relevancia en torno a promover, acompañar y animar la comunión y misión. La Iglesia existe para evangelizar y los consejos de evangelización en nuestras comunidades son el signo visible de la opción de nuestra Iglesia Particular para que la evangelización sea nuestra total prioridad. Ciertamente los tiempos que vivimos son muy complejos, pero también son momentos de gran esperanza y oportunidades, y nos toca responder con coraje a lo que el Espíritu Santo pide a la Iglesia hoy. Los Consejos de Evangelización están llamados a responder a los graves desafíos del cambio de época y tener una gran vitalidad al ofrecer itinerarios evangelizadores que hagan discípulos y misioneros. El proceso evangelizador: es la ruta de acción de los Consejos de Evangelización. Cada consejo se esmera en provocar, impulsar y desarrollar este proceso, y así acompañar a los hermanos en itinerarios de evangelización que provoquen discipulado. Esta formación específica pretende ofrecer a cada uno de los miembros de nuestros consejos de evangelización las habilidades, conocimientos y actitudes necesarias para impulsar el Proceso Evangelizador. En cada parroquia con sus comunidades o filiales, esta Formación es un instrumento indispensable para que cada Consejo de Evangelización pueda ejercitar su acción, de modo que es insustituible.

Otros