Jóvenes golfiteños viven jubileo

El pasado sábado 03 de setiembre aproximadamente 120 jóvenes provenientes de las distintas comunidades de la Parroquia San José de Golfito se reunieron para celebrar la Misericordia de Dios, en una actividad llamada “Rally Jubilar”, actividad organizada por la Comisión Parroquial de Catequesis con la ayuda del Padre Danilo Acuña, Vicario Parroquial de Golfito.

Este Rally se desarrolló en Finca Los Sitios en Km 24 de Golfito, luego peregrinaron a la Puerta Santa en el Templo Parroquial de Río Claro. La actividad inició con la bienvenida y un tema de apertura por parte del Padre Danilo, donde les explicaba qué es un año jubilar, qué es una indulgencia y les invitaba a todos los presentes a buscar la Misericordia de Dios por medio del Sacramento de la Reconciliación que fue administrando durante el día.

Posteriormente, el grupo fue dividido en 10 “subgrupos” para trabajar el Rally, cada grupo eligió la Obra de Misericordia que más le llamó la atención para meditarla durante el día. Esta actividad que integraba a los más de 100 jóvenes, rompió todo tipo de miedo o vergüenza que podría existir y animó a los muchachos a competir por el puntaje más alto.

Con otros dos temas, uno sobre el Perdón y otro sobre el Hijo Prodigo, se fue desarrollando poco a poco la actividad como preparación para la celebración eucarística. El Rito para la peregrinación lo oficio el Padre Danilo frente a las instalaciones del Colono en Río Claro, y al llegar a la Puerta Santa la comunidad allí reunida les recibió con júbilo.

Durante la homilía, se les indicó que “todo ser humano busca la felicidad en su vida y ésta radica en Dios quien es siempre el planificador de su existencia, para alcanzarla se necesita la sabiduría que de Él nos viene, ante tanta propuesta de aparente felicidad que ofrece el mundo el joven, éste está llamado a poner su mirada en Dios y pedir confiadamente la sabiduría para saber orienta su vida según la voluntad del Padre misericordioso”.

El Padre recordó que “el evangelio invita al creyente a despojarse de todo aquello que le impide ponerse en camino y seguir la llamada de Dios, cada joven debe preguntarse ¿Qué es aquello que me impide seguir a Dios? Quizás sea algo material pero también puede ser alguna persona que con su estilo de vida se convierte en tropiezo para seguir la llamada del maestro, hoy el Señor invita a cada joven a pedir confiadamente la sabiduría para hacer las renuncias necesarias y así ponerse en camino de encuentro con aquel que es la felicidad plena de todo ser humano”. Finalizó, diciéndoles a los jóvenes que “no tengan miedo de volver su mirada a Dios, Él es el Padre bueno que espera siempre por sus hijos, cada joven es un hijo muy amado por su padre Dios que siempre lo espera para darle el abrazo de la misericordia”

Horario de misas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *